3.7.10

PARA NO PERDER LAS LLAVES


Del "Vademecum de metodología doméstica"
del Dr. Röegter.


No basta con cerrar mucho los ojos y realizar una autoproclama al respecto como si se tratase de expulsar demonios del estómago al estilo: “¡Nunca más volveré a perder llaves, así quede estrangulado mi entendimiento durante ciento veinte años!”. Los efectos son aparentes pero no arraigan.

Cuando uno saca las llaves del bolsillo con el propósito de abrir o cerrar una puerta, no ha de hacerlo de forma maquinal sino con la máxima atención, para lo cual se recomienda ser consciente de:

1. El lugar donde se encuentra originalmente guardada la llave, sentir su familiaridad.
2. El desplazamiento de la mano hasta que entra en contacto con la llave.
3. El contacto con la llave.
4. Observar con atención todo el proceso de extracción y las implicaciones emocionales (esperanza, fabulación, ensueño...) derivadas del acto de sacar la llave fuera de su refugio.
5. El acto de abrir, y sus correspondientes efectos en el entorno.
6. Sentir la llave entre los dedos en todo momento.
7. Sacar la llave de la cerradura y prestar especial atención en el momento de guardarla de nuevo en el lugar seguro asignado que, dicho sea de paso, HA DE SER SIEMPRE EL MISMO.
8. Verificar el tejido interno del bolsillo en busca de posibles fisuras (lo mismo es válido para cualquier otro receptáculo, cualquiera que sea su naturaleza molecular).
9. Sacar la mano limpiamente del bolsillo asegurándose de que no quede ningún dedo o trozo de ropa enganchado con la ferretería.
10. Comprobar a continuación la presencia volumétrica de la llave en el interior del bolsillo con palpaciones digitales periféricas.
11. Antes de abrir o cerrar la puerta ha de interponerse un pie, o la pierna, o medio cuerpo, o poner trancos generosos a fin de evitar un cierre accidental, pues la llave podría no encontrarse en el bolsillo esperado en el momento del cierre.
12. En caso de riñoneras u otros refugios artesanales e incluso industriales (y aún siderúrgicos), asegurarse de cerrar cremalleras, velcros, botones, imperdibles o costuras militares cada vez que se saque o se meta la llave, independientemente del número de extracciones o retornos de la misma.
13. Anotarlo todo con minuciosidad en un diario a ser posible con letra legible.
14. Crear grupos de trabajo con el fin de alentar la creación e implementación de hábitos saludables con respecto a la salvaguarda y uso seguro de llaves.
15. Visitar con asiduidad granjas para llaves u otros establecimientos profesionales.

CÓMO PROCEDER CUANDO LA LLAVE ESTÁ FUERA DE SU REFUGIO

Es preciso hacer un barrido visual del entorno antes de la extracción a fin de detectar aberturas peligrosas como alcantarillas (siempre hay alguna al lado de la puerta del coche), ventilaciones subterráneas, simas urbanas, etc.

Nunca sacar llaves en ascensores, pues la propensión de éstas a escurrirse por la rendija del falso suelo es muy elevada. Si no hubiese más remedio, realizar la extracción con la máxima cautela manteniendo la ferretería lejos de la puerta. Envolver la llave rápidamente en pañuelos y cerrar fuertemente las manos en torno a ella. En el momento de la apertura una vez el ascensor ha llegado a su destino, salir de espaldas manteniendo la llave en el interior del habitáculo con los brazos extendidos hasta el último momento.

EL ÚLTIMO MOMENTO

Es conveniente dejarse caer de espaldas hacia atrás con las manos pegadas al pecho usando la parte frontal del cuerpo a modo de escudo protector hasta que la llave alance con éxito la zona de seguridad.

Si esto no pudiese ser soportado a causa de debilidad de carácter u otros desvíos condicionados (todos), echar la llave sin más por la rendija del falso suelo. Con dejarla caer descuidadamente en cualquier sitio dentro del ascensor es suficiente, pues una fuerza extraña la arrastrará graciosamente hasta la rendija, y la gravedad se encargará de entregar la llave a las profundidades abisales más vacías de los subsuelos.

Para terminar, un consejo más:

Nunca hacerse cargo de las llaves de otros siempre que éstas carezcan de copia y hayan de ser devueltas, sobre todo si a continuación ha de realizarse algún viaje prolongado a un lugar lejano.

En ese caso es preferible dárselas a un bebé que haya por el parque mientras se va paseando, o tirarlas a un charco sin más.

15 dijo:

Blogger micaminodetrader dijo...

Ya ves con las llaves, el otro día entré en un vídeo-club, me fijé y tenían CDs, alquilé el de Alicia Keys, tiene algo que ver, me la tengo que llevar a ella a un ascensor de espaldas, no sé, coméntame algo, soy el sereno, andaaa...

09:25  
Blogger fran rubio dijo...

Alicia Keys y su piano dulce... Si ella es la llave, tu llave, lo mejor es que selles el ascensor con silicona y os vayáis a vivir allí sin llaves.

10:49  
Anonymous Anónimo dijo...

Las llaves
Acuden a mi mente dos cosas que el psigoloco y musico repetían:
1.-"Donde están las llaves" es el mejor tema musical de la historia.
2.-El famoso chiste del gremio.Un hombre se acerca a otro que busca unas llaves bajo una farola, ¿las perdió aquí?-le pregunta y el buscador contesta-No, pero aquí hay más luz.
Añado el texto como tercera incógnita de signatura llaves, ya ves!!!
¿No habrá aperturas de lugares sin cerradura?

23:27  
Blogger AA dijo...

Este tema de las llaves realmente ha quedado obsoleto. Ahora se hace uso de la voz. Sí, he dicho la voz. Tu propia voz para que se te abra la puerta de tu casa.
Eso sí, cuando te quedas afónico o cuando te sorprende un tartamudeo difícil de diagnosticar, o te da por mariconear ,(quién quiere saber porqué), entonces tienes que echar mano de un mando prevoice -recorder donde previamente haz grabado tu propia voz para estos casos. Y también para cuando un lapón te muerde en los huevos o, en su defecto, en la rendija y en lugar de tu voz, sale un AYYYYYYYY.

AB DHAR SHIVANNYA AHLE TE.

00:13  
Anonymous Anónimo dijo...

Anónimo; menuda mierda.

10:44  
Blogger fran rubio dijo...

Las aberturas sin cerradura son un fenómeno muy habitual, pero no todas son visibles. Así pues, la invisibilidad es su cerradura.

La apertura de puertas usando la voz es también una práctica muy antigua, por ejemplo, Ali babá. Ignoro si su obsolescencia está al mismo nivel que la de las llaves actuales.

Los juicios son la expresión de la mirada de quien los emite.

12:09  
Anonymous En el fondo del mar dijo...

...matarile,rile,rón.Chis-pom

18:03  
Anonymous Anónimo dijo...

Los juicios son la expresión de la mirada de quien los emite, en lo que se refiere a tí. En eso eres tú el maestro. y ¿cómo era? ver la paja en el ojo ajeno y no el tablón en el propio..a propósito que el tablón sería de so so so sopita.

17:45  
Anonymous Verde Martelé dijo...

Demasiado Ambiciosas las Ya ves.
¡¡¡¡ Ansiosas....que sois unas Ansiosas !!!!

11:16  
Blogger fran rubio dijo...

Un cuento:

"Había una vez. Eso es lo que había".

Gracias a todos/as por tan diverso vertido de emociones. Un placer compartir esta misteriosísima realidad en este singular plano de existencia.

La vida es cada vez más entretenida y el aprendizaje cada vez más rápido.

12:53  
Anonymous Misoginio Páez dijo...

El placer es mío.

13:07  
Blogger Extra dijo...

Preciosas y bellas palabras.
Concierto de beldades.
La vida de seguro que es mucho más divertida y didáctica por estos lares. Aquí me instalo desde hoy mismo, si me aceptáis sin llaves.

Misoginio: Mi placer es doble.
Gracias a todos.
Fa

10:33  
Blogger Extra dijo...

Perdón. No me he presentado.
Mi nombre es Faloginia García da Gracia a Todos. (Mi padre parece ser que vino de Portugal).

Fa

10:39  
Blogger fran rubio dijo...

Bienvenida a este resonante lugar. Tu nombre tan lleno de gracia, y tus dobles placeres nos colman de inagotable gozo.

11:54  
Blogger Extra dijo...

Faloginia es mi gracia y, por caprichos del destino, gracia es mi apellido. Me colmará de gracia daros tanto gozo del que mi dotado y huérfano cuerpo sea capaz.
Muy agradecida por tu bienvenida, Fran Rubio.

Faloginia García da Gracia a Todos

19:40  

Publicar un comentario

inicio