16.2.11

UN MUY BUEN MUEBLE PARA UN HOMBRE VIRTUOSO


Registro aleatorio de un pertinaz proceso de pensamiento a partir de la programación básica. Muestreo Nº 11.015

"Un buen amigo del familiar de un amigo mío, que por cierto ha coincidido ser mi tío Esteban, decidió regalarme un enorme artefacto encontrado recientemente en el sótano de su casa que según indicó, “hace las veces de paragüero y perchero principal”.

Tal como me confesó, durante las últimas visitas mi tío había estado considerando silenciosamente la conveniencia de rellenar con un buen mueble el hueco zen que yo había dejado conscientemente al lado de la puerta de entrada (con el fin de permitir que circule el aire en ese lugar tan dado al tránsito de objetos y organismos), a parte de contribuir a resolver ornamentalmente la zona, y finalmente concluyó que el mueble del sótano cumplía todos los requisitos.

Como quizá sea común en estos casos, recibí el obsequio con la mayor gratitud, dejando para otro momento la valoración de ese acto, y acudí enseguida a instalarlo en el lugar referido (lo que nunca he conseguido del todo).

Aquél día daba una pequeña fiesta en casa, así que realicé una instalación temporal del mueble usando correas, calzadores y grapas navales, y tras dar un par de pasos atrás a fin de observar el resultado con mayor perspectiva, se aprobó por unánime consentimiento la conveniencia de aquella nueva disposición mobiliaria. A continuación saqué embutidos, un par de latas de paté de huga, y vino.

La ropa de los invitados hubo que dejarla encima de una cama ante la precaria estabilidad del tabique donde estaba emplazado el perchero/paragüero, y la cantidad de yeso que empezaba a caer del techo. Con el propósito de paliar estos efectos indeseados y equilibrar la instalación, llené el recipiente paragüero con ladrillos y objetos pesados, a causa de lo cual la estructura acabó cediendo un tercio de su verticalidad, quedando las perchas prácticamente apoyadas en la puerta de entrada. El problema pareció estar provisionalmente resuelto y continuamos con la fiesta. Al terminar la fiesta se fueron todos diciéndome lo bonito que había quedado el mueble.

PASA ALGO DE TIEMPO

Después de una larga temporada entrando en casa por la ventana del baño (nada dura tanto como lo provisional) decidí sellar la entrada principal e hice construir un habitáculo de aluminio para contener la creciente inclinación del mueble, y un ventanal de metacrilato a través del cual se le podía seguir contemplando, a pesar del poco uso que se hacía ya del recibidor.

Pero a decir verdad, y examinando con detenimiento mis emociones, llegué a la conclusión de que mi vida era un poquito más triste desde la entrada de ese mueble en mi casa, pues ya apenas recibía visitas y la mayor parte del tiempo lo dedicaba al mantenimiento del artefacto, impulsado por algún tipo de obligación moral. Poco más tarde, con el fin de unificar mis tareas domésticas, trasladé mi despacho y el dormitorio al recibidor y apagué todas las luces excepto un pequeño foco que permitía ver en todo momento el mueble…

Muchas veces me he preguntado por qué no devolví el regalo, o por qué no lo entregué a alguna institución benéfica, o sencillamente por qué no me deshice de él a la menor oportunidad. Sin embargo, las respuestas siempre eran las mismas:

1. Porque no quería agraviar a mi tío, con todo lo que hace por mí.

2. Por que no quería parecer un desagradecido en general.

3. Porque los demás siempre saben mejor que yo lo que me conviene.

4. Porque realmente necesito un perchero/paragüero aunque al principio no sepa verlo.

5. Porque a caballo grande no se le mira el diente (?).

6. Porque todavía no lo he instalado del todo, así que mi obligación es al menos cuidarlo y mirarlo con frecuencia.

Y aquí me ven, cumpliendo con mi deber, honrando a todos los que no son yo, esperando a que lleguen tiempos más felices en los que este pequeño malentendido quede milagrosamente disuelto.

Ahora que por fin vivo dentro del mueble, me gustaría mucho que mi tío lo supiera, aunque creo que es mejor no forzar las cosas…"

17 dijo:

Anonymous homenaje eclectico a Madonna dijo...

La verdad es que es uno de los textos que has escrito que más me ha gustado, transmite lucidez zen.

Pero en el otro extremo de lo que cuentas no está una individualismo muy sospechoso?

y sobretodo ¿cómo sabías que Sean Penn es mi favorito?

09:23  
Blogger fran rubio dijo...

Más que sospechoso, ese individualismo que mencionas es más bien una huida a través de la ciénaga, un retraimiento desesperado, el resultado de un sistema de creencias arraigado en patrones de pensamiento de la vieja conciencia que tantos pesares ha traido a tantas generaciones, en definitiva los vestigios de un mundo que estamos a punto de dejar atrás...

Así que Sean Penn eh?

10:46  
Anonymous MARIA PEQUEÑA dijo...

__ AQUÍ DEJO OTRO __
Un saludo Fran, gracias por tus textos y tu muy __ BUENA MÚSICA __
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1152.html

13:01  
Blogger fran rubio dijo...

Gracias Maria Pequeña, presencia silenciosa de las noches musicales, disfruté mucho con esa película cuyo enlace envías, su director curiosamente estuvo vinculado a Madonna...

Para continuar con el homenaje os dejo este enlace en el que se parodia a sí misma.

http://www.metacafe.com/watch

13:26  
Anonymous Anónimo dijo...

¿pero por qué decis que ese individualismo puede ser sospechoso de que es sospechoso?

15:17  
Blogger fran rubio dijo...

Imagino que la sospecha está en la mirada, al igual que el resto de las cosas.

Yo mismo, después de mirar mucho rato una cosa, acaba pareciéndome sospechosa, quizá sospechosa de ser esa misma cosa.

19:32  
Anonymous micaminodemujerguerrera dijo...

Lo siento..
No he podido leer el texto que sigue, tal fue el deslumbramiento que ha causado la imagen de ese hombre virtuoso a mi tan sutil y caliente entidad.

¿Existe alguien que me lo pueda presentar?

Vivo y no vivo, estoy en mí sin estar en mí..

¿Existe alguien que me lo pueda explicar?

Muy agradecida de estar aquí. Siempre creí en los milagros.

16:43  
Blogger fran rubio dijo...

Entiendo tu deslumbramiento ante este prodigio de virtud encarnada en hombre, un hombre de los que casi ya no hay, pues no hay más que ver el aplomo y la solvencia emocional reflejada en sus facciones, e incluso la aureola dorada que rodea su apolínea cabeza.

Sin embargo, y a pesar de no poder presentártelo ya que pertenece a la Densidad 2, te invito a echarte a las calles para descubrir cuántos muñecos de programación similar pueblan nuestras calles más cercanas, se diría que son legión.

Y verás cuán existentes pueden llegar a ser los milagros.

17:01  
Anonymous micaminodemujerguerrera dijo...

No ha hecho falta echarme a la calle.
Él en persona ha tocado en mi casa. Traía un panfleto que rezaba "Vecinos de la comunidad. Amigos para siempre"..
Acababa de apagar su purillo.

Es él, me dije., entre rulos, bata-mantas y cremas anti-acné.

Hoy lo he visto y me ha mirado.
Hoy creo en Dios.

Y me he dicho a mí misma:
¡¡A la mierda la virginidad!!..

¿Cómo no los he conocido antes, hombres de densidad 2?

Ahora sí que me siento liviana..

17:34  
Blogger fran rubio dijo...

Entonces a seguir disfrutando

21:00  
Anonymous homenaje eclectico a Madonna dijo...

la sospecha no solo puede estar en la mirada, eso sería creer que el objeto es ideal. Lo sospechoso de ese individualismo es su posible incapacidad para convivir con algunos muebles que no sean todos exclusivamente los suyos.

10:09  
Blogger fran rubio dijo...

El objeto no es nada sin el sujeto, que es precisamente quien objetiviza o idealiza el objeto, se podría decir que son complementarios, pero ¿a quién le sucede esto?

Es interesante lo que dices acerca de las incapacidades de convivencia con muebles ajenos, aunque en el caso que nos ocupa, el susodicho mueble nunca acabó de ser suyo del todo...

18:44  
Anonymous homenaje eclectico a Madonna dijo...

No, no creo que siempre sean complementarios.
Pero esto a quien nos sucede es a todos, es trístísimo que lo dudes, acaso no tienes percepción de tu mismidad?


Y nooooo, el mueble no fue nunca suyo, el que parece que era parte de él era el tío Esteban. Yo al principio creí que era él mismo.

21:32  
Blogger fran rubio dijo...

Cuando pregunto "a quién le sucede esto" lo único que hago es señalar hacia el sujeto en abstracto, por ejemplo cuando dices que es tristísimo que lo dude, sería interesante preguntarse para quién es tristísimo, y en última instancia la pregunta de las preguntas sería "quién está preguntando".

El tío Esteban está entre nosotros.

21:06  
Anonymous Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=0fZ4M5xq0Cc

14:49  
Blogger fran rubio dijo...

15:59  
Anonymous El guardián de las estrellas dijo...

Os explico...

19:29  

Publicar un comentario

enlaces a este post:

Crear un enlace

inicio